28 dic. 2012

Lo mejor de El Hobbit...

Lo mejor de la película El Hobbit, Un viaje inesperado e innecesario, son los paisajes. Lo malo es que son los mismos que la lona de atrás de El Señor de los Anillos. Jodido, pues. Me fastidió enormemente el efecto Disney, esto es, las tonterías y chorradas para hacer reír al gran público que los productores creen que es. Me chiflaron los gigantes de piedra. Me agobió el efecto "túnel de la mina de oro", un trauma que arrastran muchos directores de cine de aventuras y que tan bien explotó Spielberg en su Indiano Jones. En fin, en 3D ni de coña. Viendo el nivel de Bolsón Cerrado es mejor visionar a Jackson en casita, con esas comodidades de bajo precio, cerveza y pistachos. ¿Será mejor los Miserables? Ya contaré si me pasó por ese barrio tan decimonónico. Curioso tantos muertos que a la vida vuelven como Victor Hugo, que estampó con maestría esa gran novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario