9 oct. 2014

Toda la culpa es de Excálibur

Pobre perrillo, toda la culpa es suya. Y de la enfermera de Madrid. Efectivamente, el sistema sanitario ha sido totalmente eficiente y muy profesional. Toda la culpa de lo que está pasando con el ébola en Madrid es de la enfermera, mentirosa, y encima propietaria de un perro pulgoso y rebelde llamado Excálibur. Pero, mentirosa, ¿según quién? ¿Según la Comunidad de Madrid? ¿Y por qué traer a España a un pobre religioso si no existe preparación ni medios? Pura hipocresía, de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario